¡Como si estuvieras en un spa!
Después de un relajante baño lo mejor es consentir tu piel con suaves y delicadas batas de baño